dimecres, 19 d’agost de 2015

Todavía no han puesto las calles

"La ciudad dormida tiene algo especial"

Barricada, "Písale"

La interesante y simpática expresión "es tan pronto que todavía no han puesto las calles", además de poseer implicaciones conceptuales y filosóficas importantes, puede considerarse el reverso de la moneda respecto al "milagro secreto" que representa contemplar solo el amanecer. La frase que nos ocupa presupone que, de algún modo, no tenemos certeza de que las calles estén ahí antes de verlas y recorrerlas. Por el contrario, para la conciencia del durmiente, muy bien pudiera ser que la realidad (las calles, las luces, los edificios, etc.) solo fuera colocada ahí inmediatamente antes de que el sujeto la contemple y recorra.

La salida del Sol (y el mero hecho de que brille sobre nuestras cabezas todos los días) es un fenómeno que se da por supuesto, por sentado, pero que raramente se constata visualmente por muchos humanos, sea porque todavía dormimos, sea porque estamos en una situación física o circunstancias que nos impiden o dificultan advertirlo. Por esa misma razón, como indica Benjamin, el detenernos a contemplar el alba nos hace no solo sentirnos especiales, por diferentes respecto al resto, sino de cierto modo únicos, pues pudiera parecer que el amanecer se da así, de esa manera y en ese momento, solo para nuestra mirada.


http://youtu.be/zZc14F6AmwA

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada