dissabte, 15 d’agost de 2015

Fidelitzar, segons Borja Penalba

Fidelitzar és un terme al qual trobem connotacions econòmiques, en termes de profit per part d'empresses que volen aconseguir i mantenir clients. Evidentment, fidelitzar prové del mot fidel i Borja Penalba el fa servir per parlar de la relació amb determinats llocs -o amb les persones que viuen o et trobes a aquests llocs. Escriu el guitarrista habitual de Feliu Ventura i col.laborador de tants artistes i cantants:

"5 d’agost. Després d’aquests últims anys, i sobretot del passat, he Fidelitzat en Formentera.

Fidelitzar és el tercer pas que seguisc, de manera inconscient -o no-, allà on hi sóc més d’un dia. Primer he de conèixer els llocs, passejar els seus carrers, observar com hi viu la gent, com parla, com interaccionen. En segona instància, i un cop inspeccionada la zona, m’incorpore a la fauna autòctona, i quan trobe el meu lloc, Fidelitze.

Conec Formentera, i la Formentera que no conec crec que la intuïsc. Estime Formentera, gairebé tota ella, però si m’hagués de quedar atrapat en l’illa, ho faria en els poc més de cinc-cents metres quadrats que envolten el 62 Formentera. Can Simonet, Rita, RaquelMatias, Jona, Paco, Sa Platgeta, Natalia, Patxi, Lur, Charlie, el Bolo.

Sí. Fidelitzar és trobar el teu lloc, estimar-ho i estimar a la seua gent, siga durant una estona o per a tota la vida."


Curiosament, Penalba parla de Formentera, una mica el que ens resta de l'Eivissa verge on va estatjar Benjamin. Tanmateix, l'aproximació al lloc del guitarrista pot ser paral.lela a algunes reflexions del filòsof alemany, algú que, com el mateix Borja Penalba, potser podria ser pensat tambè, probablement a desgrat seu, com una mena de viròvag. No estic tan segur si Benjamin va trobar el seu lloc a Eivissa, si va arribar a estimar el lloc i la seva gent, però potser sí va integrar-se al seu ritme, es va sincronitzar amb el so de les seves campanes -i les va trobar a faltar quan hi era lluny.


Finalment, l'aproximació al lloc, o al moment, de tots dos pot parèixer semblant, però això potser els faria semblables a qualsevol persona sensible que fos capaç de parar-se a pensar, a reflexionar i a captar allò, les sensacions, la coincidència o constel.lació d'impressions, que li transmet o invoca el moment. 

3 comentaris:

  1. Curioso como toda esa experiencia tiene algo de entonación y concertación, esa sensación cuando las cosas parecen constelarse, y "uno" siente que "se es más". Hubiese que vincular este concepto, tan preciosamente descrito del "fidelizar", con la "afiliación" (con el afiliarse a un lugar) y la "adicción" (no ya como algo inherentemente patológico sino como parte de ese "asombro sin palabras", que en ocasiones puede ser un inicio hacia la "sabiduría"). Esto que escribes me hace pensar en varias cosas, las cuales esbozo de forma muy breve y obviamente de forma incompleta (por ende, no hay fiarse demasiado de ellas).
    En un polo opuesto, en donde la desconfianza es amiga de la conservación, la "fiabilidad" tiene no solo un elemento económico (como ya había apuntado Nietzsche respecto a la noción de "culpa") sino de regulación biológica. Para finales del siglo XIX se fue conformando una ficción estadística (o una ficción del Estado en sus estimaciones de una ciencia administrativa) que buscaba "tendencias centrales" (o de "centralización") para explicar cómo se "heredaban" ciertos "potenciales" (o "aptitudes", notar la carga humorística y comportamental que tendrá este término a través del siglo XX). Lo "común" se reducía a como "regresaban" estos legados, como se "realizaban" de forma concreta en una serie de cualidades mesurables. Se trató de la cuantificación del "espíritu" (que en Galton se redujo en psicometría y en Pearson en biometría), término que aquí se redujo a "esencias seminales" y "legados" expresables en cualidades inmanentes (expresables como taras, y distintos biotipos de avatares, generaciones y especies).En fin, llama la atención que trazar correlaciones entre eventos, cualidades o personas sirvió posteriormente como un modo de medir "confiabilidad" (o realibility) en ciertos instrumentos psicométricos, pedagógicos y médicos. La confiabilidad se redujo a lo que es constante, sin importante para nada el contenido (y ¿no es acaso la experiencia de lo singular un contenido sin fondo, independiente de la forma que tome o a la forma que mire?).
    El ideal idiota de una ciencia que sólo brega con "lo general", como signo de "lo universal", se convirtió también en una ciencia que confía solo en aquello que es constante, y es solo constante porque "co-relaciona" positivamente. En este sentido lo me fío solo de "lo constante", de aquello que "se repite", y pues, también de lo monótono. Hay que imaginarse como "lo fiel" se reduce a aquello que se adapta a estos fines. De ahí no poco de las insistencias en la estabilidad se amparan en esta ilusión de "constancia" (en la personalidad, en la economía, en la constitución biológica, en los asuntos del Estado, en la monogamía). Claro, esto también asume que lo constante, es lo regular, es lo normativo, y por ende es algo que puede generalizarse. Obviamente el asombro frente "Al Sol" se viese aquí, desde este crisol "científico-estadístico-cuantitativo", como ingenuidad infantil, como inmadurez o inclusive como inestabilidad. Es una fila más entre los datos que acumulan sabrá dios que riqueza del saber absoluto.

    ResponElimina
  2. A tono con esta visión científica del realibility, la pregunta por si Benjamin "fidelizó" o no con Ibiza, fuese de poca importancia, a menos que "saliera a luz" algún fruto o producto que puede ser reproducido (después de todo la pornografía sí vende, como lo muestran las noticias sobre los celebrity weddings). No en vano llamó Marx a todo esto proceso un fetiche.

    Sin embargo, creernos todo esto de la "repetición" como "constante" (y entonces algo que puede inducir a la generalidad) es el bluff más grande. Lo general jamás se repite y lo que se repite no habita en lo general (y esto lo repito a partir de Deleuze). Esta mañana yo no vi todas las generalidades intercambiables del sol, mi experiencia no es la misma que la de Benjamin (pese a que sienta mucha afinidad por ella). A su vez la "repetición", para ser reconocida como "repetición" no requiere solo "repetirse" (o replicarse), hay que reconocerla, recordarla y por consecuente rehacerla.

    ResponElimina
  3. En otra nota aparte: Aquí la Fidelity, al menos para los puertorriqueños, es la música de fondo en las oficinas de los dentistas (que no olvidemos, iniciaron sus carreras arranca muelas como torturadores).

    ResponElimina